Secreto Alemán: El secreto que debes conocer

Cuando escuché el nombre del “Secreto Alemán”, al tiro me imaginé un señor gordito, de mejillas rosadas y bigote, con una jardinera de short y un gorrito, cocinando chucrut. Imagen que rápidamente desapareció cuando me dijeron que eran un local de sandwich, pero ojo, no cualquier sandwich sino que MAGNOS sandwich.”

Evaluación: 4/5 balazos

Sitio Web: http://www.secretoalemansanpedro.cl/

Ubicado en Los Aromos #1492, Villa San Pedro en la comuna del mismo nombre, el Secreto te recibe con una terraza de cuatro mesas en las que alcanzan varias personas. Fuimos un día sábado pasada las 14:00 horas, cuando llegamos, quedaba justamente una de las mesas vacías, así que nos instalamos a esperar atención.

Se demoraron como 5 minutos en traernos el menú y otros 15 para que recién nos vinieran a pedir la orden. Un tiempo evidentemente excesivo.

Atención, porque les voy a contar el primer Secreto Alemán: NO TIENE COMIDA ALEMANA. Ni strudel, ni kuchenes, ni salchichas. Así que la pareja que estaba al lado de nosotros, se pararon, tomaron sus cosas y se fueron indignados.

Nuestro pedido

Después de decidir nuestra orden,  esperamos otros 20 minutos para que nos trajeran el pedido: Dos churrascos italianos ($3900), uno con mayo y el mío obvio sin mayo, más bebida ($1200). Ojito con el segundo secreto: No tienen Coca-Cola.

El sándwich es gigante comparado a cualquier otro lugar. Para que se hagan una idea es más o menos del tamaño de un plato de servilleta. Todo calentito y bien acomodado, con harta cantidad de carne, palta y tomate.

Acá viene el tercer secreto: Tienen varios tipos de cervezas artesanales y también te da la opción de agregar ingredientes al pedido por $700 los básicos ( Choclo, tomate, mayo, porotos verdes, queso, pepinillo, huevo o chucrut), $800 los especiales (Palta, champiñon, cebolla frita, morrón, salsa alemana) y tocino ahumado Llanquihue por $1200.

Siempre trato de tomar todos los ingredientes en un primer bocado y en este caso la primera mordida no me sorprendió, quizá porque estaba molesta por la espera. La carne estaba en su cocción perfecta, pero un poco pasada de sal, lo que al ser un gran sandwich termina por molestar. Incluso, tuve que omitir las salsas porque iban a incrementar aún más los sabores y preferí comerla al natural.

Para mi el “Secreto Alemán” me dejó con la sensación de que comí harto, rico, pero no logró sorprenderme. Para mi acompañante, que iba al local por segunda vez, ” la relación precio/cantidad es buena, un local grato donde puedes ir a comer o comprar para llevar. Una buena alternativa por ese sector, aunque comentan que hay mejores por esos lados”. En fin, vayan porque no se van a arrepentir… eso siempre y cuando la carne tenga su toque justo de sal. 

Comparte la palabra!

Comments

comments

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *