Quiet World, sordos jalando pato purific

Un día estaba revisando youtube, escuchando música y empezaron a aparecer recomendaciones y una cosa llevo a la otra y no me di cuenta cuando estaba baboseando el escritorio con uno de los discos que cual Kurt Cobain mas me ha reventado la cabeza, hoy cabros les voy a contar de Quiet World de Native Construct.

Native Construct es una banda de metal progre…- aqui viene la lata técnica  progresivo proveniente de gringolandia formada por un grupo de estudiantes de música de Berklee, ¿Qué significa que les diga donde estudiaron estos cabros?  Que probablemente estemos frente al trabajo de un grupo de nerds músicos apasionados con la música y  un pulento conocimiento de teoría musical que componen y tocan a toda raja.
Quiet World, relata la historia de un chiquillo mudo que se enamora de una chiquilla que no lo pesca, le abre el portón y se le escapan los chivos pal monte y se sumerge en su propio mundo imaginario donde todo es perfecto, pero a medida que se va sumergiendo mas y mas tambien se va chalando mas y mas cabros el tolueno y el pato purific hacen mal

 

Un disco de sonidos, texturas y colores
El cover art o caratula del disco tiene colores muy vintage, muy shuper, con toques tiraos pal morado, bien ondera sabis, con unas luces medias locas, y cuando vemos los nombres de las canciones no encontramos con temazos como mute, chromatic lights o chromatic aberration, un disco que nos hace pensar en texturas, luces y sonidos.

 

Un disco con un lenguaje propio
Durante el desarrollo podremos escuchar una melodia muy sencilla que probablemente llame nuestra atención y notaremos que se vuelve a repetir no una, sino varias veces durante los cuarenta y algo minutos que dura era maravilla, cambiando y reinterpretandose a si misma, a veces mas timida otras mas agresiva, si nos ponemos mas pitucos podriamos decir que es el leitmotiv de esta obra

 
Está brigido el tolueno

Quiet world es un disco de contrastes donde abundan los cambios de personalidad sin previo aviso como tu mamá cuando le da la hueá
Su sonido caracteriza por la enorme variedad de estilos musicales presentes en él y el como la composición nos lleva desde el metal progresivo a pasajes orquestados que se convierten en momentos oscuros y agresivos cargados de baterías pesadas que luego se dan vuelta la chaqueta para terminar en un alegre funkete sabrosón sin perder el hilo en ningún momento, un disco muy rico, que suena “apretadito” maravilloso por donde se le mire, usted escuchelo, es la raja!

Comparte la palabra!

Comments

comments

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *