Tooth and Tail: un videojuego sobre revolución

Hay juegos que llaman nuestra atención por sus jugabilidad, por su apartado artístico y otros por el concepto que intentan transmitir. Entre ellos, Tooth and Tail entrega su mensaje si alardes de superioridad como en otros juegos de vídeo: la revolución también la hacen los animales.

 

Nombre: Tooth and Tail
Studio: Pocketwatch Games
Plataformas: PS4, Pc y Mac
Sitio web: http://pocketwatchgames.com/
Evaluación: 4/5 balazos al aire

La revolución de los guarenes

Tooth and Tail relata la historia de un país habitado por animales y dividido en 4 facciones: el Civilized, un clero corrupto y autoritario, ¡Oh vaya sorpresa!; los militares del KSR; que representan al pueblo común y silvestre; también está el “perraje”, conocido como el Commonfolk y el Longcoat, la aristocracia de aspecto ratonil liderada por Bellafide quien, tras ver como la ciudad festinó cuando deboró a su hijo, encendió la llama de la revolución para derrocar a los poderosos.

 

Todos sabemos que comer guaguas es parte escencial de un desayuno balanceado, porque ninguna revolución comenzó comiendo un subway.”

 

 

Estrategia en tiempo real, pero con gamepad

Este videojuego podría catalogarse como un RTS (real time strategy game, por su sigla en inglés) o juego de estrategia en tiempo real, para los camaradas lácteos que no hablan la lengua del imperialismo capitalista Inglés.

Al ser un videojuego de estrategia, nos encontraremos con mecánicas a las que ya estamos acostumbrados si hemos jugado títulos como Age of Empires o Starcraft: generar recursos, construir edificios, formar un ejercito y ARRASAR CON EL ENEMIGO ¡QUE ARDA TODO Y NO QUEDE NADA!, pero con una sutil diferencia: Tooth and Tail esta pensado para ser jugado con gamepad o el teclado y, aunque esto pueda sonar sumamente incomodo si pensamos en los RTS tradicionales, la verdad es que luego de un par de partidas nos sentiremos familiarizados con su jugabilidad.

A diferencia de otros juegos, en lugar de seleccionar nuestras tropas de forma individual, controlaremos sólo a un personaje que será el líder de nuestra facción y será el encargado de moverse a través del mapa e ir dando indicaciones al resto de nuestra armada ratuna. Para hacerlo, sólo hace falta seleccionar las acciones con los botones L o R y así enviar a todas nuestras unidades o un escuadrón en especifico.

Sólo podemos elegir por tipo de unidad y no de forma individual, y aunque esto podría sonar incómodo y poco flexible, si lo pensamos bien, ese es precisamente el comportamiento de los roedores y como la historia nos ha demostrado que se forma una revolución: en solitario los hombres son débiles, pero al hacerlo en masa no te detiene nada compañero compadre!

 

Un trabajo artístico notable

Respecto al apartado artístico, es posible separarlo en dos bloques. Por un lado tenemos un hermoso trabajo en la ilustración de los personajes, lo que se presenta en la primera parte del juego en donde podremos conocerlos y elegir las diferentes unidades que nos servirán durante la partida. Entre ellos, ardillas borrachas de la milicia, lagartijas soviéticas, jabalíes con lanzallamas, chunchos bombarderos y otros animales salvajes preparados para la guerra.

 

Por otra parte, la estética del gameplay apunta hacia un pixelart muy fluido con una rica paleta de colores que, a pesar de mostrarnos pocos detalles de los personajes, mantiene  la crudeza de la guerra civil y sentiremos como corre la sangre en cada enfrentamiento con el enemigo y la brutalidad de eliminar ardillas con un lanzallamas.

Música por Austin —“Gracias por tanto”Wintory

La música está a cargo del pulento Austin Wintory, quien nos deleita con su trabajo al igual como lo ha hecho en otros videojuegos como Journey y Assasin’s Creed Syndicate. Como siempre, el trabajo orquestal es precioso y añade una variedad de sonidos que no nos dejaran indiferentes, provocando una atmósfera muy sucia, oscura y teatral. Una delicia musical.

Si quisiéramos describir la banda sonora en pocas palabras, sería algo así como “una cantina llena de guarenes borrachos planeando una revolución rusa en miniatura”. Y es eso mismo lo que ofrece el juego.

 

Re-jugabilidad y palabras al cierre

A todo lo anteriormente mencionado, Tooth and Tail es un juego desafiante, y no sólo por su dificultad o lo “novedoso” de sus controles, sino también porque los escenarios se generan de forma procedural, es decir, se crean al principio de la misión, lo que significa que cada partida será absolutamente diferente a la anterior, evitando de esta forma aprenderse un mapa de memoria para saber exactamente dónde habrá unidades enemigas . Esto mantiene al jugador bajo un constante desafío y entrega una mayor oportunidad de re-jugabilidad.

A esto debemos sumar que los desarrolladores y la comunidad buscan darle un enfoque en el multiplayer y juego competitivo a través de su comunidad oficial en Discord, lo que realmente se agradece y hace que las 9 lukas que cuesta el juego valgan totalmente la pena.

Sin dudas es un juego que recomiendo a toda costa.

 

Por Huevito Alarcón

 

Comments

comments

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *