Ai Sushi Delivery: Pancita llena, bolsillo contento

Encontrar un lugar de sushi con las tres B en Concepción, es como encontrar una aguja en un pajar. En ese escenario, Ai Sushi es esa aguja en nuestro no muy exigente pajar.

Evaluación: 4,5/ 5 balazos

Sitio Web: http://www.aisushi.cl/

 

Los constantes antojos de sushi y nuestros muchos ataques de gula a la hora de almuerzo, nos obligaron a buscar un lugar ideal para saciar nuestra especifica hambre. La tarea de encontrar un buen local de este rubro en el centro de Concepción, es más difícil de lo que parece, sobre todo cuando el tiempo apremia para volver a trabajar.

Habitualmente visitamos un local sin muchos lujos en el mall de la ciudad que siempre está lleno y el tiempo de espera en la preparación es comúnmente más extenso que lo normal. La calidad del local franqueado, como apuntó mi acompañante “no es mala”, cuando la verdad quiere decir que tampoco es tan rica.

A Ai Sushi lo encontré googleando en el trabajo un día en que tenía mucha hambre.  Fui con un amigo, medio asustada de no equivocarme con la elección del lugar, pero finalmente quedé gratamente sorprendida por la cantidad y la atención del pequeño local ubicado en Chacabuco 227.

En verdad es un delivery, por lo que las escasas tres mesas que hay siempre están vacías, pero al menos alcanzaron para esta ocasión.

El toque Ai Sushi

Esta vez fui acompañada de uno de los miembros de Mala Leche. Entre los dos pedimos la “Promo #3”, que incluye un roll panko o tempura (8 piezas), elegimos panko; un roll avocado o sake (8 piezas), elegimos avocado; un roll california sésamo (8 piezas); un hosomaki pollo/palta (8 piezas), y un hosomaki salmón tempura (8 piezas). Todas con rellenos a elección. En total fueron 40 piezas por $11.900.

A nuestro pedido sumamos dos bebidas en lata de la línea Coca-Cola. Todo salió por un poco más de $14.000, incluyendo la propina.

La cocina está en el mismo local y a la vista, por lo que mientras uno hace el pedido, el chef va armando in situ el pedido. Nos sentamos en la “terraza”, que en verdad es un espacio microscópico pero en el que que caben perfecto dos personas. Esperamos  los 15 minutos prometidos y nuestro pedido llegó a la mesa.

Nos trajeron dos platos largos, tipo lengüeta, un pocillo pequeño para cada uno para poner las salsas, dos salseros —uno con soya y otro con agridulce— y los palitos.

El agridulce está muy bien preparado. A diferencia de otros locales, es espeso y con harto sabor. La porción que nos sirvieron nos alcanzó bien para los dos y la soya no la tocamos. El Sushi —como ya mencioné, preparado en el momento— se nota bastante fresco y con simpleza logra una bonita y apetitosa presentación que abarca casi toda la mini mesa.

Las coberturas de los roll que ofrecen son: tempura, sake crispy (salmón apanado en panko), panko, tori crispy (pollo apanado en panko) y Jamón serrano crispy.

El problema es que las opciones no son tan variadas, pero suplen eso con tres opciones a escoger. Las primeras son : Camarón, Pollo teriyaki, salmón, kanikama y pollo panko; la segunda, espárragos—¡sí, espárragos!—, ciboulette, choclo baby, champiñón, mi enemigo pimentón rojo y palmitos. Mientras que la tercera, pero no menos importante, incluye deliciosa palta, cebollín, queso crema, queso mantecoso, pepino y tomate. No sé si en otro lugar habrá tomate, pero acá si.

Cabe destacar que si quieres agregar otro ingrediente a tu roll, puedes hacer pagando un valor extra. También, para los que gustan del jengibre y el wasabi, también lo puedes agregar a tu pedido por $300 c/u, al igual que las Gyosas por $3000 las 6 unidades.

Con dificultad, y dividiéndonos los últimos trozo,s logramos terminar las 40 piezas con la satisfacción de haber comido rico y tranquilos en un tiempo prudente. ¿Lo mejor de Ai Sushi?, la opción de elegir los rellenos. ¿Lo malo?, el espacio bastante reducido, pero como ya les advertí, el local es delivery, así que se pueden ahorrar ese punto pidiendo el despacho a domicilio que es gratuito en cualquier parte de Concepción (por compras superiores a $7990 y luka más en los alrededores.)

Cuando llega el final de la comida, y después de probar el último bocado, tengo ganas de regresar, entonces el local es bueno. Después de esa vez he vuelto al local y, al igual que la primera vez, me voy satisfecha por el sabor, la atención y la rapidez en el servicio. Así que si tiene la opción pase a probarlo, porque no se va a arrepentir de comer rico, bonito y barato, hágale caso a su sitio amigo.

 

 

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *