Big Apple: El sabor de las hamburguesas gringas está en Concepción

Big Apple, no sólo se especializa en la carne de hamburguesa tradicional, ya que no deja de lado las opciones vegetarianas y veganas. Puedes remplazar la carne animal por hamburguesas de quinoa, grabanzos, porotos negros, lentejas o salmón. Gracias eternas por esa atención que no todos los locales tienen.

Evaluación: 4 balazos al aire

Sitio web: http://www.bigapple.cl/

Ubicado en el segundo piso del Strip Center de Avenida Paicaví, la “Gran manzana” se mudó a Concepción y nos trajo lo mejor de su sabor. Con nombres como “Soho Burger”, “Brooklyn Burger” o la homónima “Big Apple Burger”, el local nos trae toda la esencia de Nueva York, pero con un sabor más gourmet y casero hasta nuestro paladar.

Teníamos una pequeña despedida entre amigos y alguien propuso el ya famoso “Big Apple”. A pesar de no llevar mucho tiempo en la ciudad, y con un cambio de local a cuestas hace pocos meses, ya había recibido recomendaciones positivas de este local de hamburguesas; así que apoyé la moción y fuimos a probarlo.

Soho Burguer: Incluye tomate, palta laminada, cebolla morada, (que remplacé por pepinillos) y lechuga hidropónica

Antes de ir, me puse a indagar en internet qué pensaban los penquistas de la cocina del local. Entre lo que encontré, lo que más destacaban era la carne, cuya preparación pude comprobar es 100% casera y realizada en el local. Al igual que el pan, las salsas y los demás acompañamientos de los platos. Pero también habían algunos puntos negativos: entre ellos, el tiempo de espera; cuestión que ya había escuchado anteriormente y que era la principal razón para no visitarlo. Pero este era el momento de comprobar todo eso

Como lo visité fuera del horario de trabajo y además la idea era compartir con los amigos, me pareció que la demora no iba a importar demasiado, al menos en esta ocasión.

Ubicación

El local se encuentra en una de las calles más transitadas de Concepción, subiendo la escalera del nuevo boulevard ubicado en Paicaví, entre San Martín y O’Higgins. Al llegar al pasillo del centro comercial, viré hacia la mano derecha y ahí, entre el rumor de la ciudad, estaba esperando Big Apple

Una imagen en blanco y negro de Pulp Fiction te recibe en la entrada. Llegamos al local antes que los demás comensales, por lo que la garzona se acercó inmediatamente a entregarnos la carta. Mientras esperaba a que llegaran los demás, pedí una bebida en lata ($1400)– que lamentablemente no era Cola Cola, ya que trabajan con CCU- pero te la traen bien fría y acompañada de un vaso con hielos.

Cuando ya llegaron todos, nuestras opciones fueron súper variadas y como eramos tantos, sabíamos que tendríamos que esperar bastante. Pero como ya les dije, conversando se nos pasó el tiempo y la verdad es que ni siquiera calculé cuanto fue.

Cuatro tipos de carnes

Mi elección fue una Soho Burger, que incluía tomate, palta laminada -bastante generosa-, cebolla morada, (que remplacé por pepinillos) y lechuga hidropónica. ¿Y la proteína? Se puede elegir entre una hamburguesa de 150, 200 o 300 gramos de carne de res, cerdo o pavo; todo por un precio de $5.700. Además, todas las hamburguesas vienen con acompañamiento de papas fritas o papas bravas con una salsa picante. En mi caso, elegí papas fritas, pero cuando llegaron a la mesa me arrepentí de no haber pedido las bravas.

Big Apple, no sólo se especializa en la carne de hamburguesa tradicional, ya que no deja de lado las opciones vegetarianas y veganas. Puedes remplazar la carne animal por hamburguesas de quinoa, grabanzos, porotos negros, lentejas o salmón. Gracias eternas por esa atención que no todos los locales tienen.

Durante el pedido te preguntan por la cocción de la carne, que varía entre completa ó 3/4. Elegí cocida, porque después de mi mala experiencia en Bambatta, ya no me arriesgo. Mientras que la elección del pan puede ser frica, pita o al plato.

En el caso de las salas, se puede elegir entre BBQ, Tártara, Albahaca, Ajo, Mostaza picante o Sour crem. Yo, más tradicional, y guiándome por lo picocito, pedí la de mostaza picante y ¡OMG!, fue la mejor elección del mundo.

La Soho Burger es bastante atractiva a la vista; tiene buen tamaño, está bien armada, es abundante y llega súper bien preparada y condimentada, lo que denota que Big Apple es un local especializado en hamburguesas. Por si fuera poco, el plato viene acompañado de un pote con coleslaw que, ¡por favor paren el mundo, porque es la delicia gringa ideal para acompañar la hamburguesa!. La Amé.

El coleslaw

Sí, el mejor acompañamiento del mundo para una hamburguesa merece un subtítulo. Si lo traducimos, es básicamente una ensalada de repollo -en este caso morado- que más bien sabe al chucrut alemán. Si tú eres uno de los míos, vas a adorar ese sabor agrio que sobresale de lo tradicional. Tuve que medir la cantidad de bocados que le dí y, pese a ello, siento que quedé con ganas de más.

La verdad es que no sé si se podrá comprar aparte o repetir la porción.

Lo malo

La verdad es que estaba encantada con el local – que tiene varias mesas dentro y una terraza para fumadores-. Me encantó la atención y el sabor de sus hamburguesas, pero lo malo llegó al momento de pagar. Eramos ocho personas y nos trajeron la cuenta de toda la mesa, cada uno pagó su parte, incluyendo la propina de cada pedido, pero antes de retirarnos nos detuvieron en la puerta porque habían problemas con el pago y la cuenta no cuadraba.

Cada uno se había hecho cargo de su pedido, tarjando de la boleta los valores, agregando el dinero para la garzona (nunca olviden dejar el 10% de la boleta), pero aún así faltaban aproximadamente $2000 para llegar a la cuenta base, sin contar la propina ya entregada. En el momento, como lo estábamos pasando bien no nos importó y sólo pusimos el dinero para irnos tranquilos.

Eso sí, cuando revisé después las críticas en Trip Advisor , encontré una que destaca dos situaciones similares, lo que me hace pensar que lamentablemente es bastante más común que lo que debería.

Big Apple es sin dudas un lugar para volver. No sé si tan seguido, pero si para ir a pasar un buen rato de vez en cuando y regalonear a tu pancita y el paladar.

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *