La Grazia: Gracias por existir

Cuando la duda de lugares para reseñar empieza a aparecer, buenas son las recomendaciones. Besito en la frente al ángel que nos recomendó La Grazia.

Evaluación: 5/5 balazos al aire

Sitio Web: https://es-la.facebook.com/heladerialagrazia/

La invitación a conocer la heladería La Grazia, nos llegó mediante un screenshot de Instagram. Hoy después de visitarla, me parece que un lugar tan especial merecía una primera impresión bastante más elevada.

Este lugar de helados artesanales, abrió sus puertas en 2015, y pese haber pasado varias veces por ahí mientras visitaba el Parque Ecuador,  jamás me animé a entrar hasta ese pantallazo acompañado de un breve comentario advirtiéndonos de que ahí habían helados sabor “super ocho” y “Bon o Bon”. Osea, imaginen lo exquisito del helado artesanal sumado al delicioso sabor de esos chocolates, ¿qué podría salir mal? 


Experiencia de sabor

Llegué hasta La Grazia, después de haber sufrido una decepción culinaria – que leerán la próxima semana-. Al entrar una pared de pizarra te presenta las opciones con sabores tan variados que tu panza comienza a dar saltos de gusto y ansiedad de probarlos todos ¡YA!,  al menos a mi así me pasó. En la otra pared, una repisa con galletas, brownies, cake pops, sal de mar y hasta legumbres, también están para la venta.

Parada frente al mostrador, que reúne los 20 sabores diferentes del día, no sabía qué elegir. Incluso antes de pagar, las vendedoras me ofrecieron variadas opciones para probar – todos pueden acceder a esta opción, ¡MI PARTE FAVORITA! GRACIAS, MUCHAS GRACIAS-. Mi primera prueba fue el de canela, que sabe a leche con arroz del que hace mi mamá, y la segunda una recomendación de la casa: cheesecake de naranja, que tiene sabor a Chirimoya alegre. Al final, no elegí ninguno de los dos y me incliné por el Cookie caramel de una sola porción, bastante generosa,  por $1800, puro siguiendo mi instinto.

El local tiene bajo techo dos mesas para los visitantes y en una especie de patio lleno de plantas que le dan un toque especial, otras dos mesas bajo sombrillas, que en verano son un alivio. Sentarse ahí a conversar y disfrutar del helado, es un break necesario que te hace olvidar que estas en medio de la ciudad, cero ruido y %100 tranquilidad. 

La Grazia, tiene opción de cono de galleta, paleta, vaso o Milkshake, además de sabores tan variados como “harina tostada”, “vino” o “jengibre- limón, por nombrar algunos. Además de opciones de helado de agua,  leche, veganos, ligth o sin lactosa. En resumen, todos pueden ir  a disfrutar. 

La atención es muy amena y cercana, el local es acogedor y la calidad de los helados es de primera. Un producto novedoso y delicioso que vale la pena probar por un precio que no dista mucho de las otras heladerías, que no ofrecen nada nuevo. En lo personal me parece que una porción es lo ideal, porque así logras captar bien el sabor escogido, con eso además te motivas a volver por más, me lo vas a agradecer.

 

 

Comments

comments

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *