Los Hornitos: Poco por muchas lucas

Tras mucho preguntar, nos recomendaron “Los Hornitos”, un lugar un poco apartado de la plaza, que se caracteriza por las empanadas de horno y costillar horneado. Ya se imaginarán el por qué del nombre.

Lugar: Los Hornitos
Dirección: General Cruz 445, Yumbel, Biobío.
Horario: Hasta las 19 hrs.
Evaluación: 2 balazos al aire
Sitio Web: facebook.com/LosHornitosDeYumbel

 

El 20 de enero me tocó visitar Yumbel por la festividad religiosa de San Sebastián. Como cada viaje, me emociona pensar dónde comeré y qué tan rico serán los platos que tendré el placer de degustar. Mi colega me recomendó que almorzaramos en una picada de camioneros a la altura de Tomeco, muy reconocida por su calidad y cantidad, pero por trabajo no podíamos salir de Yumbel sólo para ir a almorzar, así que teníamos que buscar algo dentro de la comuna.

Podrán imaginar que con 250 mil personas, en un pueblo de un poco más de 21 mil, los restaurante no daban abasto. Si de por sí encontrar un buen local es difícil, imagínense lo que era ese día.

Tras mucho preguntar, nos recomendaron “Los Hornitos”, un lugar un poco apartado de la plaza, que se caracteriza por las empanadas de horno y costillar horneado. Ya se imaginarán el por qué del nombre.

Al llegar te encuentras con una especie de kiosko, exclusivo para la venta de empanadas (carne y queso) y pan amasado (normal y con chicharrones). Una larga fila interrumpía la entrada al local que es como una especie de gran salón de madera, adornado con muchas cosas artesanales, como alcancías y cantaros de greda, los cuales también están a la venta. Varias mesas con mantel esperan a los comensales, pero este día, no alcanzaba para todos. 

Eran las tres y media de la tarde, nos sentamos en una mesa de aproximadamente seis personas, el local estaba lleno, así que era lo que había. Un muchacho nos vino a limpiar la mesa, pero a pesar de andar varios garzones por el lugar, sólo unos seis tomaban los pedidos y no daban abasto. El joven nos recomendó el costillar de cerdo- especialidad de la casa – y nosotros moríamos de hambre

Casi 15 minutos después, una señora llegó con un menú- que para efectos de la realidad era una hoja tamaño carta impresa en el momento- con muy pocas opciones y precios muy, pero realmente muy, inflados. A esa altura mi colega ya se quería ir a la plaza a comer cualquier cosa y yo le insistí que nos quedáramos, al cabo que ya estábamos ahí y las recomendaciones habían sido buenas. 

Mi colega pidió el esperado costillar de cerdo ahumado al horno con agregado, que en este caso fue una ensalada a la chilena y yo pedí pollo asado con papas fritas, porque a esa altura no les quedaba nada más. El primer plato tenía un valor de $6.900 y el segundo $5.000. Ambos sin ensalada, sopa, postre o bebestible, todo se cobraba aparte, excepto el pan y un pequeño pote de ají en pasta.  Hay lugares mucho más ricos, por bastantes menos lucas.

Los platos, llegaron cerca de las cuatro, nosotros que andábamos trabajando lo encontramos excesivo. El costillar era grande y sabroso, pero la ensalada bastante pequeña para ser un agregado. Mi pollo asado tenía más aceite que las papas y dichas papas eran de las típicas de bolsa, algunas bastante pasadas de cocción. Un plato muy poco agradable al gusto.

Comimos rápido y molestos por la mala calidad y altos precios del local. Al finalizar mi colega pidió postre, pero ya no quedaban, más puntos negativos para un local de comida que se jacta de ser el mejor de la localidad y que debería estar preparado para actividades masivas como esta.

Fuimos a pagar y no podíamos incluir la propina en el pago con tarjeta, algo que no habíamos visto en otro local, así que tuvimos que dar propina en efectivo.

La comida del restaurante para nada me convenció, sobre todo en la relación precio-calidad, pero dejo abierta la posibilidad de que las empanadas, especialidad de la casa, sean el punto fuerte de “Los Hornitos” y de ahí venga su buena reputación. Yo por mi parte, no volveré.

 

Por 

Vanessa Voss

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *