Perdiendo amistades: 10 Juegos Mala Leche

Los juegos de mesa no siempre son una excusa para pasarlo bien con los amigos, también son la herramienta perfecta para terminar peleados tirándose los meeples por la cabeza.

Especialmente diseñados para desatar el caos, los juegos que te presentamos a continuación son una selección de los 10 juegos de mesa que hemos probado y que más complicaciones le han traído el equipo de Mala Leche. Incluso, después de jugar a algunos, los participantes acordaron no volver a “ponerlo en mesa” por un buen tiempo, hasta que las relaciones mejoraran. La verdad es que se lo tomaron muy personal y se olvidaron de que sólo eran juegos.

Al menos lo que sí está claro, es que son altamente recomendados para pasarla bien y molestar un poco. A continuación, los 10 juegos más Mala Leche que hemos probado:

1.- Kalua (2 a 5 jugadores; 40 minutos)

En Kalua cada jugador encarna a un dios que debe convencer a un grupo de ateos que viven en una isla del mismo nombre. Para hacerlo, pueden jugar cartas para atraerlos o robar feligreses a sus adversarios. Aunque también hay otras formas más drásticas de conseguir adherentes, como inmolando al líder de la tribu, para demostrar trascendencia espiritual o asesinando a los seguidores de tu adversario, simplemente para evitar que ganen.

 

Kalua es sinónimo de caos cuando se juegan cartas de catástrofes globales que obligan a todos los jugadores a desprenderse de puntos de magia o a sacrificar a algunos fieles. Por su puesto, siempre hay que tener la isla con mayor poder o los meeples podrían volverse ateos y regresar a la isla de origen.

Si bien se puede jugar de dos personas, se obtienen mejores resultados si se juega entre cinco personas, que es el máximo de jugadores que admite. Las partidas varían entre 45 y 60 minutos.

2.- The Island (2 a 4 jugadores; 45 minutos)

 

Tienes a 10 meeples varados en una isla rodeada por criaturas submarinas y apenas un par de botes disponibles para llevarlos a tierra firme. Algunos valen más que otros, pero no sabes el valor de cada uno, por lo que debes cruzar los dedos e intentar salvar a la mayor cantidad de personajes posible para alcanzar la puntuación de tus adversarios. Pero los otros están en las mismas condiciones y la isla se hunde poco a poco, así que debes actuar rápido.¡Ah!, pero cuidado con caer al agua porque los tiburones, ballenas y serpientes marinas no perdonan.

Lo que hace que The Island entre en este ranking es la oportunidad que entrega a los jugadores de hundir los trozos de islas en los que se encuentren tus adversarios, lo que probablemente te va a significar una serie de insultos o malas palabras por matar –literalmente– su estrategia para ganar la partida.

Eso sí, también puede ser que le entregue un bote adicional o defensas que se activarán ad portas de ser comido por un tiburón, entre otras.

3.- Jungle Speed (2 a 10 jugadores; 15 minutos)

Jungle Speed es la versión moderna del “nervioso”, también llamado “manitos calientes”. Por turnos, los jugadores deberán lanzar cartas y buscar las coincidencias de color y forma. A diferencias de las versiones más tradicionales, la batalla por deshacerse de la mayor cantidad de cartas sólo se da entre los dos jugadores que tengan la coincidencia de color o forma. Cuando uno de estos se percata de esto, deberá estirar la mano para tomar el tótem que se encuentra al centro de la mesa.

Lo primero que me advirtieron antes de jugarlo por primera vez fue la violencia que se genera durante cada partida y las frenéticas carreras de brazos que arrasan con todo lo que haya a su paso para poder hacerse con el tótem, sobre todo cuando aparece la carta que indica que todos deben poner sus manos en el trozo de madera.

 

4- Cash’n Guns (4 a 6 jugadores; 30 minutos)

La película El Padrino es reconocida por su célebre frase “Aquí hay alguien que no es de la familia”, y es precisamente ese espíritu el que rescata Cash’n Guns, un juego para 4 a 6 jugadores en el que debemos disparar a nuestros competidores para evitar que tome su tajada del último robo que realizó la banda. Dentro del botón se incluyen joyas, obras de arte, dinero en efectivo y botiquines para curarse las heridas que dejan el tiroteo.

 

La escena del juego ocurre en la oficina del líder de la mafia que, a la cuenta de tres, obliga a todos sus colegas a apuntar con pistolas a los demás jugadores para ver quién se queda con la mejor parte del botín. Así, con balas verdaderas y salvas en su poder, los jugadores deberán tratar de llevar la paz con los demás participantes para evitar un disparo o un bluff.

Pero la mejor parte viene después, cuando el líder de la mafia ejercer su poder tirano y obliga a uno de los jugadores a cambiar a su víctima, lo que podría cambiar todo el balance del juego. ¿Loe mejor? que cualquiera puede convertirse en líder de la banda bajando su pistola y reclamando el control del juego.

5.- Colt Express (2 a 6 jugadores; 60 minutos)

Este juego es como la vida misma: te despiertas, y te programas con una lista de cosas para hacer durante el día, pero resulta que a mitad de camino tienes que improvisa porque nada está saliendo como querías. Así es Colt Exprees, un juego ambientado en un tren en movimiento en el que un grupo de ladrones intenta recuperar la mayor cantidad de tesoros que están desperdigados en los vagones del tren y del premio mayor que está en la locomotora.

Al principio de cada turno, los jugadores programarán que acciones realizarán y luego se irán develando a la vez que se ejecutan. De tal manera, si uno de los participantes tenía considerado recoger uno de los tesoros, pero antes de eso recibe un disparo de sus adversario, deberá retroceder un vagón y después ya no podrá recoger nada.

Caos e improvisación son las palabras que mejor describen a este juego que en 2015 ganó el Spiel Des Jahres (equivalente a los Oscar, pero en los juegos de mesa).

6.- Hombres Lobo de Castronegro (8 a 18 jugadores; 20 minutos o más)

Este es uno de mis juegos favoritos, principalmente porque permite añadir elementos narrativos en las partidas. Para jugarlo, es necesario que uno de los participantes haga de narrador y alterne las decisiones que tomarán los hombres lobo y los aldeanos, únicos personajes que interactúan durante las partidas.

 

La mecánica es sencilla: al comenzar la partida, el narrador le pedirá a los jugadores que cierren los ojos y le pedirá a los hombres lobo que se identifiquen y que sacrifiquen en secreto a uno de los aldeanos. Acto seguido, invitará a que todos lo jugadores se incorporen a la partida y les pedirá que linchen (no literalmente) al jugador que ellos crean que es un hombre lobo y, por tanto, culpable d e la muerte de su compañero.

En este juego vale mentir, poner cara de poker y culpar a otros por tus decisiones, algo bastante similar a la vida real.

En Hombres Lobo de Castronegro, el sello Mala Leche está dado por la capacidad de ensañamiento que podría llegar a darse con alguno de los participantes, incluso cuando estos pertenezcan al mismo bando de quienes lo acusan; lo anterior desencadenará que quien resulte eliminado de la partida no pueda volver a incorporarse hasta empezar una nueva, por lo que siempre hay uno que se despide a los 5 minutos de haber comenzado. Es un indispensable para reuniones masivas.

7.- Munchkin (3 a 8 jugadores; 60 minutos)

Mata a los monstruos, roba el tesoro y apuñala a tus amigos. Así son las reglas en Munchkin, un juego de cartas con reglas sencillas y un montón de carcajadas detrás de la creación de Steve Jackson. Este juego toma la escencia de los juegos de tipo mazmorras, pero sin figuras ni la creación de escenarios de los ameritrash más conocidos.

 

Sólo tienes que ir robando cartas para conseguir armadura, armas y objetos mágicos que te permitirán derrotar a monstruos y a tus amigos para ser el único que consiga los tesoro que te permitirán terminar la partida.

En la misma descripción del juego se puede leer: “Ponte el Yelmo Cornudo y las Botas de Invocación de Hemorroides. Blande el Báculo de Napalm o quizás la Motosierra de Mutilación Sangrienta. Empieza masacrando a la Planta en un Tiesto y a la Babosa Babeante, y encuentra la manera de llegar al Dragón de Plutonio. Munchkin es rápido de jugar y ridículo, y puede llevar a cualquier grupo de jugadores de rol a la risa histérica. Y mientras se ríen, puedes robarles lo que lleven”.

¿Robar? Eso sí que es Mala Leche.

8.- Isle of Skye (2 a 5 jugadores; 60 minutos)

Isle of Skye es lo más parecido a una subasta en los juegos de mesa. Por turnos, los jugadores exponen las tres losetas que tienen en su poder y le ponen precio. Con ellas, cada uno deberá cumplir con alguno de los cuatro requisito que fija la partida para poder puntar.

Como es obligación que todos los jugadores compren, a veces algunos participantes se quedan sin nada para adherir a sus reinos y poco a poco se van quedando atrás en el marcador de puntuación. Aunque lo más interesante es que cada partida es diferente, ya que los requisitos para puntuar van cambiando, ya que existe un sinfín de formas de combinar las losetas de puntiación que incluye el juego.

 

9.- King of New York (2 a 6 jugadores; 40 minutos)

Al igual que los demás juegos que se incluyen en este listado, King of New York es ideal para desatar el caos en una partida de juegos de mesa. Toma el lugar de tu adversario y colocalo en la peor posición posible; de eso se trata este juego que recrea una batalla de monstruos en la Gran Manzana.

 

Elige entre un dinosario, un dragón, un robot u otros monstruos para lograr ser el rey de Nueva York. Eso sí, cuidado con lo que decides, ya que es muy fácil perder vidas y terminar siendo atacado por las tropas estadounidenses que no van a permitir que una tropa de monstruos invada su ciudad.

Para los que prefieran la onda oriental, existe otra versión del juego llamada King of Tokyo, aunque es básicamente el mismo juego, salvo algunas reglas especiales y personajes más ligados a la cultura oriental. También hay una versión Halloween.

10.- El señor de los Anillos ( 2 a 5 jugadores; 60 minutos)

 

El último lugar es para una de las tantas versiones que hay de la adaptación lúdica de El Señor de los Anillos. En la versión de Reiner Knizia (reconocido autor que imprime siempre un sello matemáticos en sus creaciones), debemos recrear la trilogía de J.R.R. Tolkien, pasando por escenarios como Rivendel o El Antro de Ella-Laraña, evitando ser atrapados por el ojo de Sauron.

Lo complejo de este juego –y que lo hace merecedor del galardón a Juego de Mesa Mala Leche– es el alto nivel de dificultad que el autor imprimó en el desarrollo de la partida, así como también lo dificultoso que resulta descifrar el reglamento del juego para poder emprender “el viaje” junto a Frodo y sus amigos. ¡Te pasaste!

¿Crees que faltó algún juego? ¡Agrégalo en los comentarios!

Comments

comments

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *