Armar tu primera ludoteca: cinco consejos para no morir en el intento

Empezar en el mundo de los juegos de mesa no es difícil, aunque sí hay que tener una billetera que aguante o una tarjeta de crédito con cupo disponible, porque pese a que hay algunas opciones que pueden entregar horas de diversión a bajo precio; también hay otros que requieren de una inversión mayor.

Pero en realidad no es sólo cuestión de dinero, porque como ya decía en el párrafo anterior, hay varios juegos que por menos de $20 mil –precio que me parece razonable– podemos conseguir verdaderas joyas lúdicas como Star Realms, Love Letter o Dixit Jynks.

Por eso, independiente del juego que elijas y de lo que pagues por él, aquí te dejamos cinco puntos que deberías tener en cuenta a la hora de escoger tu primer juego de mesa:

 

Define la cantidad de jugadores

Antes de vitrinear juegos de de mesa, considera la cantidad de personas con las que vas a contar para poder “sacar el juego a mesa”. Piensa en el mínimo y el máximo de jugadores que tendrás a tu haber, ya que hay algunos juegos que funcionan sólo con un mínimo de tres jugadores por partida. Aunque también hay otros que están diseñados para jugarlos solos.

También considera que pese a que la mayoría de los juegos permiten jugar de dos jugadores como mínimo, en algunos casos el juego no resultan tan entretenido como si se jugara de más personas. Un ejemplo de esto es The Island, que, pese a que acepta jugar en pareja, el objetivo del juego –crear caos– se cumple recién cuando incorporamos un tercer jugador a la partida.

 

Piensa en dónde lo vas a usar

Este punto está estrechamente relacionado con el anterior, y no se refiere al lugar físico en el que vas a utilizar el juego. No importa si es el living de tu casa o la playa (aunque también habría que considerar que si hay mucho viento algunas cartas podrían salir volando), sino más bien al contexto en el que vas a desarrollar la partida, ya que un mismo juego no funciona de la misma forma si lo usas con tu familia, tus amigos o un grupo de desconocidos.

En general, el éxito de una partida depende siempre del grupo con el que estés jugando.

Por eso, si vas a jugar en familia, tal vez algo como Takenoko podría ser una estupenda alternativa, aunque el mismo juego no funcionaría bien en un grupo de amigos. En ese caso, tal vez lo más propicio sería Rumble in the House o Mysterium.

 

Elige el tipo de juego

¿Party Game, de estrategia, abstracto, filler, de cartas o colaborativo? Esta es también una de las primeras preguntas que deberás hacerte antes de comprar un juego de mesa. Debes definir si quieres jugar en colaborativo tratando de ganarle al tablero o si prefieres los juegos de cartas, eso te reducirá varias alternativas y, dependiendo del caso, te ayudará también a ajustar el presupuesto.

En ese sentido, considera que un juego de cartas no tiene el mismo valor que uno de tablero, sobre todo si contiene figuras –lo que se conoce como ameritrash–, porque Blood Rage no vale lo mismo que un Cube Story o El Baile de la Tarántula.

 

¿Cuánto tiempo tienes?

No es lo mismo juntarse a disfrutar de una partida de Scythe a pasar el rato jugando Fluxx, por eso considera que algunos juegos requieren, además de concentración, varias horas para poder desarrollar las partida. Eso también deberás sumar que, si es primera vez que presentas el juego, vas a tener que tomarte algunos minutos para pode explicar las mecánicas del juego, los objetivos y las formas de ganar y perder la partida.

 

Memoriza las reglas

El último punto está muy relacionado con lo anterior. Y aunque en realidad es difícil que puedas memorizar las reglas si recién estás comprando el juego, sí es bueno que dedique un poco de tiempo a revisar cómo funciona el juego e idealmente observar una partida antes de decidirte a comprarlo, para que después no tengas dificultades durante la partida.

Para eso, te recomiendo que entres a YouTube y trates de buscar videos con tutoriales de cómo jugar y algunas partidas de ejemplo no sólo para que entiendas las reglas del juego, sino para que repases todo los puntos anteriores y palpes la dinámica que se produce entre los jugadores. Así sabrás si es un juego para tu familia, una fiesta, un asado o para pasar toda la tarde tratando de ganarle al tablero.

Comments

comments

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *