Arctic Monkeys o el fin de la adolescencia fluorescente

Por lo general, uno agradece que las bandas que formaron parte del soundtrack de nuestra adolescencia evolucionen su sonido y maduren junto a nosotros. Casos como Radiohead o Lucybell -en el plano local- son el claro ejemplo de que los años no pasan en vano a la hora de componer música, sobre todo cuando sus integrantes responden a un proyecto común.

Pero cuando el giro parece ser la continuación del trabajo solista del frontman, entonces hay algo que cuadra. Tranquility Base Hotel + Casino, el último material inédito de Arctic Monkeys, parece responder a esas ansias personales de Alex Turner.

De las guitarras afiladas de Teddy Picker o las pegajosas líneas de bajo en A Certain Romance, Turner cambia la dirección musical de la banda y, además de cambiar el look de la banda por uno sesentero con pelo largo, barba y bigotes, pasa a los teclados tipo melotrón y un ritmo mucho más tranquilo, que a ratos no logras diferenciar entre un track y otro. Por su puesto, asumiendo un rol mucho más protagónico en la mayor parte del disco, con el resto de la banda siguiendo la particular y enérgica voz del líder de los Arctic  Monkeys.

Eso sí, la composición lírica está intacta, así como lo hizo en Whatever Peolpe Say I Am, That’s Whats I’m Not (2006) o Hambug (2009), con metáforas ingeniosas y relatos cotidianos.

El aura del disco es similar al que Turner consiguió en la banda sonora de Submarine, pero sin esa novedad y potencia que heredaron los Monkeys de sus disco anteriores, cambiando las etiquetas de rock, baile y actitud, como lo ratificaron en AM, por un sonido confuso, que a ratos satura y que si no lees en la carátula el nombre de la banda, bien podrías pensar que es otro album de The Last Shadow Puppets, el proyecto solitario de Turner junto a Miles Kanes (The Rascals), que emula la época de oro de David Bowie.

De todas maneras, un disco nuevo siempre se agradece, aunque esta vez quede relegado al playlist de música para escuchar en el ascensor.

Comments

comments

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *